Cargando...

Enoturismo

El vino es parte de nuestra cultura y un elemento diferenciador de muchas zonas rurales y de país, en torno al cual se ha experimentado un gran desarrollo turístico. Gracias al vino se han consolidado un amplio conjunto de destinos de enoturismo de gran diversidad, riqueza cultural y gastronómica. Ya sea siguiendo una ruta, visitando cualquier bodega o disfrutando del paisaje y del patrimonio histórico-artístico que se encuentra en las zonas vitivinícolas de nuestro país y que las rutas del vino ayudan a promocionar y a preservar, cada plan de enoturismo es único, no sólo por la diversidad de vinos y denominaciones de origen existentes, sino también por la variedad de actividades y atractivos que se ofrecen al visitante.

Gracias al vino se han consolidado un amplio conjunto de destinos
de gran diversidad, riqueza cultural y gastronómica ”

ZONA OESTE

En un apasionante recorrido por los distintos territorios, viajamos hasta el noroeste de la península para adentrarnos en la Ruta do Viño Rías Baixas que en la actualidad cuenta con más de 100 asociados y que tiene como objetivo fomentar el desarrollo del territorio a través del fortalecimiento del sector enoturístico. Por otra parte, la Ruta del Vino de Ribeira Sacra está profundamente marcada por su territorio. Definen el paisaje las laderas de los ríos cubiertas de viñedo en bancales, los cañones de los ríos y las numerosas iglesias y monasterios esparcidos por todo el territorio, de ahí el nombre de ribera sagrada, Ribeira Sacra. Riberia Sacra te invita a sentir, saborear, disfrutar y contemplar con todos los sentidos. También en Galicia, la Ruta del Vino de Ribeiro ofrece al visitante multitud de propuestas. Vino y termalismo es el tándem diferenciador de la zona de O Ribeiro. Seguimos nuestro recorrido y nos acercamos a la Ruta del Vino de Valdeorras, que proporciona al visitante un lugar en el que disfrutar de la gastronomía, el ocio o simplemente de la placidez del campo siempre con margen para disfrutar de la aventura. Y sin salir de tierras galegas, La Ruta del Vino de Monterrei está en una comarca con gran riqueza cultural y agrícola donde recorrer caminos centenarios, disfrutar de la arquitectura popular y sobre todo del buen vino.

ZONA NORTE

En el País Vasco nos acercamos a los paisajes y sabores de la Ruta del Txakolí, que invitan al viajero a perderse en una comarca de bellos municipios y rico entorno natural. Se trata de un proyecto interregional en el que participan dos DDOO, la de Bizkaiko Txakolina  y la de Arabako Txakolina y se denomina Ruta del Txakoli de Ayala y Alto Nervión. Imprescindible para disfrutar de los mejores txakolis y una gastronomía espectacular. Además siguiendo hacia Gipuzkoa, aunque no existe una ruta como tal, existe la posibilidad de visitar diversas bodegas de la DO Getariako Txakolina.

Muy cerca tenemos la Ruta del Vino de Navarra, orgullosa de su rosado pero también de sus tintos y blancos. Quien dice Ruta del Vino de Navarra alude a un centenar de entidades entre municipios, bodegas, alojamientos, tiendas delicatessen, restaurantes… que se esfuerzan día a día para que la visita sea inolvidable.

El paisaje, la gastronomía y por supuesto los
vinos DO no defraudan al visitante ”

A escasa distancia, llegamos a la DOCa Rioja que ofrece tres rutas distintas, Ruta del Vino Rioja Alavesa, Ruta del Vino Rioja Alta y Ruta del Vino Rioja Oriental, además de una amplia oferta de bodegas que ofrecen visitas guiadas y una gran diversidad de experiencias, desde las más tradicionales a las más vanguardistas. Todo ello para descubrir una de las zonas vitivinícolas con mayor reputación del mundo.

A los pies de los Pirineos, la comarca del Somontano rebosa juventud y talento en la elaboración de sus vinos y en el trato de sus gentes. Desde el Moncayo hacia el Ebro, la Ruta de la Garnacha en Campo de Borja demuestra como una uva, con carácter y fuerza como la garnacha, se erige dispuesta a descubrir una gran variedad de vinos. También en Aragón encontramos Calatayud, que ofrece viñedos centenarios en condiciones naturales extremas, así como una gran riqueza patrimonial, con su Mudéjar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, con recursos naturales únicos como el Monasterio de Piedra, y Campo de Cariñena que con la Ruta enoturística de El Vino de las Piedras nos proponen descubrir unas de las zonas vitivinícolas con más solera de nuestro país, un mosaico de pueblos, campos y viñedos, con joyas arquitectónicas que se remontan hasta la época medieval y el Renacimiento.

ZONA ESTE

Llegamos hasta la DO Catalunya para recorrer una oferta enoturística que está en fase de crecimiento. Viticultura de montaña o bodegas abiertas al Mediterráneo, el abanico de posibilidades es enorme y puede consultarse en el sitio web del Insitut Català de la Vinya i el Vi (INCAVI). También Cataluña nos sumergimos en la oferta de la DOCa Priorat, en una región vinícola que puede presumir de una oferta turística muy variada tanto de ocio, como de gastronomía o lugares de interés histórico y cultural que no dejarán indiferente al visitante. Las bodegas de la DO Pla de Bages ofrecen actividades para enriquecer la cultura del vino: visitas guiadas, degustación de vinos, conciertos, excursiones… Alojarse entre viñedos o participar en las fiestas populares permite al viajero descubrir el patrimonio vitícola de esta zona. También se pueden recorrer los paisajes del vino a lo largo de las subzonas de la DO Terra Alta, que permiten conocer lugares, panorámicas, edificios y maneras de trabajar ligadas a la cultura del vino en esta denominación. La zona de la DO Penedés, situada a 30 minutos de Barcelona y Tarragona, entre el mar y la montaña, ofrece un entorno paisajístico singular, caracterizado por viñedos, masías, patrimonio histórico y múltiples bodegas y cavas que han hecho de esta zona un referente enoturístico.
El burbujeante cava nos invita a vivir distintas experiencias enoturísticas. Empezando en la zona del Penedés, siguiendo por Sant Sadurní dÁnoia (conocida como la capital del cava) y terminando en Alella, podemos encontrar diversas actividades relacionadas con el cava, recorrer viñedos en bicicleta, actividades en familia, tratamientos de vinoterapia o disfrutar de las tradiciones de la vendimia. La combinación de una gastronomía reconocida internacionalmente junto con los vinos DO cava, hacen de ésta una experiencia sin igual.

Nos adentramos en la Comunidad Valencia, donde podemos descubrir diferentes zonas vitivinícolas. La DO Valencia viene ofreciendo a través de sus bodegas, diversas rutas en las que el viajero puede conocer una gran parte su territorio y riqueza vitivinícola, y experimentar en torno al mundo del vino. La ruta por la DO Utiel-Requena, que transcurre por 10 municipios salpicados de viñedos y cargada de historia. Más de 50 establecimientos hoteleros y comerciales constituyen una oferta turística muy completa y atractiva para el visitante. En la DO Alicante, nos sorprenderá una ruta con la que adentrarse en el turismo de interior y conocer a través de sus vinos, los monumentos y recursos turísticos de la zona.

Las sorpresas continúan en el viaje de camino a Murcia y en Jumilla nos adentraremos en un municipio que combina la tradición vitivinícola ancestral con unos vinos de plena actualidad basados en la Monastrell. También en Murcia, con predominio de la Monastrel, la Ruta de Yecla muestra una diversidad cultural que se ha ido fraguando a lo largo de los tiempos; y la Ruta de Bullas se alza como una auténtica bodega natural en las tierras altas de la región.

Si nos acercamos a la DO Valdepeñas nos encontramos con distintas visitas guiadas que permiten conocer de primera mano los procesos de elaboración y crianza de los vinos, disfrutando y aprendiendo sobre sus características a través de catas. Las DDOO La Mancha, Almansa y Manchuela están trabajando para impulsar la creación de una Ruta del Vino en colaboración con la Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN) para la creación de sus propias rutas, para promover aún más los numerosos atractivos de una de las zonas vitivinícolas más grandes del mundo. Uclés o la Ribera del Júcar son también zonas cuyas DDOO trabajan de forma activa para poner en valor su patrimonio vitivinícola y a la vez poner en valor su riqueza paisajística e histórico-artística.

ZONA SUR

La Ruta del Vino de Ribera del Guadiana, en Extremadura, es mucho más que vino. Es una propuesta para descubrir el territorio a través de una excelente gastronomía, su entorno natural así como sus tradiciones y oferta cultural. Esta ruta es la principal oferta enoturística de Extremadura fruto de una cuidada selección de establecimientos.

En Andalucía, la ruta de Montilla-Moriles en la provincia de Córdoba, nos descubre los secretos de los racimos de Pedro Ximénez secados al sol y de los colores de sus vinos generosos, además de importantes atractivos turísticos. Mientras, en Cádiz, el Marco de Jerez nos ofrece un recorrido por la historia milenaria y la cultura a orillas del mar, donde nacen el vino y brandy de Jerez, el caballo cartujano y el arte flamenco. Las DDOO Málaga y Sierras de Málaga están marcadas por el clima que dan a sus vinos ese toque tan especial. La serranía de Ronda, Grazalema, son sólo algunos de los lugares por los que discurre una ruta que destaca por su belleza paisajísticas y la calidad de los vinos..
Por su parte, la DO Condado de Huelva, asentamiento de diferentes civilizaciones, es poseedora de un rico bagaje histórico y cultural y de un patrimonio histórico con una gran diversidad de estilos y un encanto propio en el que se produce y elaboran vinos singulares.

BALEARES Y CANARIAS

De un salto cruzamos el Mediterráneo para llegar hasta Mallorca. La “Ruta del Vi” de Binissalem-Mallorca muestra una comarca llena de vida, historia y de paisajes presididos por la Sierra de Tramuntana. La huella romana, musulmana y catalana invita al viajero a dejarse llevar, sin prisa, por pueblos y caminos. En el caso de la DO Pla i Llevant no existe una ruta como tal pero es posible visitar las bodegas y acercarse a descubrir unos maravillosos vinos.

La huellaromana, musulmana y catalana invita al viajero
a dejarse llevar,sin prisa, por pueblos y caminos ”

En Canarias, además de disfrutar de días de sol y playa infinitos también se puede disfrutar de excelentes experiencias de Enoturismo. En el caso de la DO Vinos de Lanzarote destacan las rutas de senderismo por el paisaje del vino de la Isla con visita a bodegas y degustaciones. También se ha consolidado la Ruta del vino, una excursión que parte desde la capital y recorre algunas bodegas pertenecientes a la DO en la que los asistentes conocen desde dentro éstas, degustan algunos de sus vinos y en la última parada disfrutan con música en directo. En el caso de la DO Tacoronte-Acentejo el visitante disfrutará de una experiencia sensorial distinta, en la que combinar un paisaje único, con sus excelentes vinos y por supuesto con quesos, papas, mojos, pescados… disfrutando de un territorio está lleno de sabores y colores.