LA VUELTA A UNA RELACIÓN COMERCIAL CONSTRUCTIVA ENTRE ESTADOS UNIDOS Y LA UE, UN BÁLSAMO PARA EL SECTOR