LAS DENOMINACIONES DE ORIGEN EXIGEN MEDIDAS MÁS CONCRETAS Y URGENTES PARA CONTRARRESTAR LOS EFECTOS DE LOS ARANCELES DE EE.UU.